Historias

Brooke Seamone


PJ propiedad de: Murluk

Nombre y apellidos: Brooke Seamone. Pronunciado: /Bruk Simon/

Edad: 19 años.

Cumpleaños: 13 de Agosto.

Ocupación: Actualmente, desempleada.

Nacionalidad: Americana (Texas).

Estado civil: Soltera.

Aspecto general: Muchacha de 1,68cm de alta. Piel canela levemente tostada alrededor de unas curvas perfectamente definidas. Cabello largo, liso y castaño muy oscuro. Unos ojos azules grisáceos muy cristalinos y rodeados de unas pestañas largas. Una mirada penetrante bajo esas angulosas cejas finas. Sus labios rosados dejan entre ver unos dientes rectos y blancos, casi siempre bajo una pícara sonrisa. Tiene varios tatuajes, entre los que destacan uno en el tobillo con forma de sol y otro en la espalda/costado izquierdo en el que se puede leer una frase muy significativa para ella.

Personalidad: Brooke es una chica que se deja llevar por sus primeros instintos. Llena de energía que rara vez se le acaba a lo largo del día, haga lo que haga. Siempre tiene ganas de repetir cuando una cosa le gusta y suele salirse con la suya. No consigue ponerla triste casi nada, a no ser que su familia esté por medio, en ese caso se esconde en si misma y quiere estar completamente sola. Cuando algo sale mal o, al menos, no como ella esperaba suele ponerse de muy mala ostia. A pesar de ser como es, la experiencia de vivir la vida que Brooke lleva vivida con tan solo 19 años, le ha hecho madurar con mucha rapidez. Cuando se enfada o se pelea con alguien no piensa, tiene por costumbre atacar a donde más duele, sin importarle mucho las consecuencias. No tiene por costumbre expresar sus sentimientos mediante palabras. Desde que experimentaron con ella, Brooke se ha vuelto una chica mucho más resevada y pocas veces piensa en mantener una vida normal, rodeada de gente normal, prefiere tratar de hacer lo posible para que no la encuentren, aunque tenga que pasarse la vida corriendo.
A pesar de todo, es una joven muy positiva y podrás verla, sin esfuerzo, con una amplia sonrisa.

Orientación sexual:
Heterosexual.

Le gusta:
Le encanta montar en moto y sentir el aire golpeando fuerte su cara. El peligro, sobre todo cuando piensa que la van a pillar o que puede pasarle algo malo. Los chicos guapos, sobre todo los "malotes", le encanta que babeen y que insistan apesar de llevarse una negativa, pero no se va con cualquiera. Las largas e infinitas carreteras que recorren todo los Estados Unidos, desiertas. Las gomitas de colores, sobre todo si tienen azucar por encima. Hablar y que le hablen claro, no es un niña de papá y es lo suficientemente madura como para saber qué es lo que hay. Vestir con colores oscuros, aunque no suele ir completamente de negro, siempre lleva alguna mota de color, por muy insignificante que sea. El olor a gasolina de la carretera. Los cereales por la mañana, indiscutiblemente de chocolate. Las sonrisas, sobre todo si las proboca ella. Y su nueva moto, a la que trata como si llevasen juntos toda la vida. La mima como si fuese una persona y la considera el único hombre de su vida.

No le gusta:
Que le digan lo que tiene que hacer y cómo comportarse, ya lo pasó realmente mal en el orfanato y nunca más volverá a acatar órdenes. La comida que no sabe a nada o la que sabe a plástico. El sabor a crudo y el olor de las verduras cociéndose. La gente que va por la vida como animales mientras recorren las calles como si fueran los reyes del mundo. La música clásica y el country. Que la obligen a bailar, ya que se le da realmente mal. Que le hablen de su familia, Brooke no consigue recordar las caras de sus padres porque los perdió de muy pequeña en un accidente de tráfico. Odia los atascos y que le llamen la atención, esa o no con motivo. Las típicas rubias tontas e infladas de silicona como regalo de sus padres al cumplir las 16. Y sobre todo, odia a aquellos hombres vestidos de negro...

Otros: Tiene una Harley Davidson a la que Brooke llama por el apodo de "Nene".
Spoiler:

Es huérfana desde muy pequeña y se crió hasta los 18 en un centro de acogida muy destartalado. Al poco de salir del orfanato unos hombres muy extraños la secuestraron y la estuvieron estudiando y analizando en un centro de biotecnología perfectamente enmascarado en el que se suponía que trabajaban con productos transgénicos. En la fase final del experimento, algo salió mal. La intención de los científicos no fue precisamente lo que resultó y Brooke pudo escapar de aquel lugar gracias a una extraña habilidad que había adquirido en el quirófono varios minutos atrás; Brooke era capaz de manipular las moléculas de su cuerpo. Aproximadamente un día después de escapar, notó que algo no iba bien, una presencia extraña la observaba de cerca, hasta que encontró una especie de lemur negro escondido y confuso bajo la cama... Las moléculas de su cuerpo no eran lo único que había cambiado aquella fatídica tarde de verano...

~ De cara a la sociedad, Brooke es la hermana menor de Noah, su daemonium.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Follow by Email

Google+ Followers